Te deseamos una muy Feliz Navidad

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Así es como afecta la hipnosis a tu cerebro


Si se piensa en la figura de un hipnotizador es fácil que aparezca la imagen de una especie de mago con una capa (quizás también un turbante) subido a un escenario, con ojos de loco y un reloj de bolsillo en la mano.

La incredulidad es un sentimiento habitual cuando se presencia una sesión de hipnosis. Lo cual es completamente normal. David Spiegel, profesor de psiquiatría en Stanford, opina que “el problema de las personas está en que no saben realmente cómo funciona”.

El New York Times señaló en uno de sus artículos que “los científicos han tenido, en muchas ocasiones, la duda de si el estado hipnótico es neurofisiológico o simplemente un producto de las expectativas de una persona hipnotizada”. En ese mismo ensayo se encargan de acreditar que “un escáner del cerebro demuestra que no se trata de nuestra imaginación”.

En un estudio publicado en la revista Cerebral Cortex, Spiegel y sus compañeros de investigación identificaron muchas diferencias entre un cerebro que se encuentra hipnotizado y aquel que es plenamente consciente. “Para poder demostrar esto se utilizaron máquinas de IRM (Imagen por resonancia magnética) y se analizaron 57 personas que experimentaron la hipnosis”.

Lo más relevante del estudio es que 36 de las personas analizadas“creían posible llegar a ser hipnotizadas”. El análisis reveló, según Spiegel, que “las partes del cerebro relacionadas con la atención, el control de los impulsos y la conciencia del cuerpo y el entorno, se encontraban más activas en las personas hipnotizadas y predispuestas a la hipnotización que en aquellas que no lo estaban”.

Asimismo “los cerebros propensos a la hipnosis tenían mayor actividad entre las regiones profundas, aquellas que están relacionadas con la autorreflexión y el sueño y con la planificación o la ejecución de tareas”. El escáner mostraba diferentes tipos de actividad según el tiempo que llevaban las personas bajo el estado hipnótico.

"Las partes del cerebro relacionadas con la atención y el control de los impulsos se encontraban más activas en personas hipnotizadas”

DAVID SPIEGEL
Profesor de psiquiatría en la Universidad de Stanford

Spiegel concluye explicando que “la hipnosis ha conseguido, en algunos casos, que las personas dejen de fumar o incluso dentro de tratamientos psicológicos, que recuerden aspectos de su pasado que estaban bloqueados”. Asimismo, comenta que “las personas hipnotizadas abandonan la terquedad y se muestran más abiertos a realizar o creer cosas que en su estado conscientes jamás considerarían”.

(FUENTE: lavanguardia.com)

martes, 13 de septiembre de 2016

La hipnosis, técnica para superar sucesos dolorosos con un 70% más de efectividad


La Asociación Colombiana de Hipnosis Clínica asegura que aquellas personas que han sufrido algún tipo de trauma o experiencia de tipo violento pueden superarla con un 70% más de efectividad a través de la técnica de la hipnosis, que gracias a tratamientos congnitivos-conductuales reestructuran los pensamientos de la persona.

La comprensión y el aprendizaje de aquellos recuerdos que generan miedos y sentimientos negativos es el método que logra la hipnosis a través de ciertos procesos en donde la persona reestructura sus pensamientos e identifica la forma de vivir tranquilamente con ellos, así lo explica Andrés Pereira, presidente de la Asociación Panamericana de Hipnosis Terapéutica y miembro de la Asociación Colombiana de Hipnosis Clínica.

“Hay personas que ante esos hechos violentos y traumáticos se cierran y piensan que no lo podrán superar y que después de eso serán personas violentas y rencorosas, pero ahí es donde esta ciencia logra entrar en un proceso sicoterapéutico y con técnicas como la relajación progresiva logramos hacer que la persona resignifique esa experiencia negativa”, sostuvo Pereira.

Esta ciencia guía a la persona para que experimente cambios en sus sensaciones, percepciones, pensamientos, sentimientos y comportamientos frente a sus recuerdos, siempre con un fin específico, bien sea desde lo médico, psicológico o científico.

“Es muy efectiva inclusive en el control y manejo del dolor, llegando a ser aplicada en algunos casos para realizar procedimientos quirúrgicos,  médicos u odontológicos con anestesia hipnótica (hipnoanestesia)”, añadió el psicólogo Miguel Gonzalez, quien ejerce como director científico de la Asociación Colombiana de Hipnosis Clínica.

Los resultados de estos estudios de la hipnosis han sido también avalados por la APA (American Psychological Association) como terapia para tratar problemas o trastornos emocionales como ansiedad o depresión, así como fobias, miedo al hablar en público, adicciones y algunos trastornos adquiridos luego de vivir experiencias de violencia o de dolor.

(FUENTE: rcnradio.com)

Los hipnólogos profesionales, en pie de guerra contra un programa de Antena 3


La controversia no es nueva y por ello el malestar es mayor. ¿Puede un señor con bigote creer bajo hipnosis que está dando a luz? Si hablamos de magia, quizá, pero cuando nos referimos a una técnica terapéutica complementaria, el espectáculo está fuera de lugar. El pasado mes de abril, la Asociación para el Avance de la Hipnosis Experimental y Aplicada (AAHEA) emitió un informe [ver abajo las instituciones adheridas] que desautorizaba el uso circense en plató de una técnica muy seria. No sirvió de nada. El programa ha vuelto a antena y los profesionales del sector han reaccionado ipso facto.

Hablamos con José Antonio Molina, doctor en Psicología por la Universidad Complutense y vocal de la junta directiva AAHEA, sociedad que incluye no solo a psicólogos sino a profesionales de la Medicina y en la cuál figuran varios catedráticos universitarios. El Dr. Molina es cortés pero taxativo: lo que se hace en ‘1, 2,3, hipnotízame’ no es hipnosis. “La hipnosis está contemplada como una prestación sanitaria y se continúa investigando mucho sobre ella; mi propia tesis doctoral trata de la hipnosis y el presidente de la asociación AAHEA lleva 30 años investigando desde una óptica científica, esto es, sin vender milagros. No estamos de acuerdo con el uso teatral de esta técnica ni con los mitos que se transmiten, como que la persona pierde el control y el hipnotizador tiene un poder especial capaz de tocar a alguien y que caiga en trance. Nos molesta también que la persona que lleva a cabo el experimento no tenga graduación alguna en profesiones sanitarias, tal como hemos contrastado. En su CV figura algo como “doctorando en hipnosis por la Universidad de no sé dónde”. Ese tipo de títulos los otorgan asociaciones formadas por lo que llamamos hipnoterapeutas legos, personas sin formación académica y quienes crean esas “universidades”. Para que nos hagamos una idea, sería como si yo me invento la Universidad de la Aurora Boreal. Tiene la misma credibilidad”.

¿Para qué resulta útil la hipnosis? Desde luego, no para convencer a la audiencia de que un actor con bigote cree realmente estar dando a luz. “Te doy algunos ejemplos: se ha demostrado su utilidad para combatir el tabaquismo, la ansiedad, el dolor, cuadros de depresión, reducir la anticipación de vómitos en pacientes que se someten a quimioterapia… Todo ello bajo ensayo clínico, naturalmente, y siempre como coadyuvante a un tratamiento médico, nunca como panacea. Se trata de una técnica que ayuda a mejorar los resultados de la terapia médica”. Asociaciones como la AAHEA vienen denunciando esas otras actividades intrusivas y poco éticas desde hace mucho tiempo sin que puedan abarcar los incontables centros que abren año tras año mercadeando con el milagro. “Tenemos constancia de sitios que llegan a prometer curar el cáncer. Realmente hablamos de algo muy grave”.

El Dr. Molina tumba otro par de mitos asociados a la hipnosis como espectáculo. “Naturalmente que bajo hipnosis se puede mentir y fabular. Y en segundo lugar, nos vienen personas para que las sometamos a regresión con el objeto de saber si abusaron de ellas en la infancia, algo que no tiene validez científica y por eso no aceptamos a esos pacientes. Yo desconfiaría de cualquiera que se autodenomine hipnoterapeuta”.

*El informe al que nos referimos, está avalado por diferentes asociaciones y profesionales de prestigio, entre otras, la Asociación para proteger al enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP), Círculo Escéptico, Red de Prevención del Sectarismo y Abuso de la Debilidad (RedUNE), Sociedad Española de Psicología Clínica y de la Salud (SEPCyS), Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (ARP-SAPC); Universidades como la Facultad de Psicología en la Universidad de Málaga y la Universidad Nacional a Distancia (UNED); Colegios Oficiales de Psicología: Col.legi Oficial de Psicologia de Catalunya (COPC), Colegio Oficial de la Psicología de Las Palmas, Colegio Oficial de la Psicología de Santa Cruz de Tenerife (COP TF); y Grupos de trabajo de hipnosis de diferentes Colegios como: Grup de Treball de Hipnosis del Col·legi Oficial de Psicologia de les Illes Balears (COPIB), Grupo de Hipnosis del Colegio Oficial de la Psicología de Las Palmas y Grupo de Trabajo de Hipnosis Psicológica del Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana.

(FUENTE: lavanguardia.com)
Related Posts with Thumbnails