Te deseamos una muy Feliz Navidad

jueves, 8 de septiembre de 2011

Hipnosis: la adicción a los juegos en casinos puede curarse




Así lo expresa el hipnoterapeuta tabasqueño Rubén Sierra Gutiérrez, quien añade que el juego excesivo es una adicción. 

“Si usted pierde tiempo de su trabajo para poder jugar, si usted se extiende más allá de lo debido y usa el tiempo para el juego a distancia, usa el dinero que usted ha reservado para pagar otras cosas importantes, como el alquiler, la hipoteca, u otras cuentas, entonces está en un gran problema que debe atenderse. 

“Si utiliza tarjetas de crédito para jugar o si está reservando el dinero para ir después de nuevo de haber jugado, o si al perder le hace sentirte un poco deprimido, entonces es necesario buscar ayuda profesional”. 

El primer paso, explica, es admitir el problema. Hay una adicción que se llama ludopatía. La hipnosis puede ayudar a una adicción al juego de muchas maneras. 

Imagine que es libre de la compulsión al juego, e imagine una vida feliz normal con más libertad. La hipnosis puede plantar profundos mensajes especiales en su mente subconsciente siempre que pueda ayudar a mantener alejado de máquinas tragamonedas y casinos, y le advierten sobre la colocación de las apuestas. 

Alternativa saludable 
La hipnosis, explica Rubén Sierra, puede dar alternativas saludables a los juegos de azar, aficiones y pasatiempos para ocupar su mente. La hipnosis puede ayudarle a comer alimentos más nutritivos, para ayudar a equilibrar el sistema hormonal delicado. 

Las adicciones son un síndrome constituido por un conjunto de síntomas y características, entre los que podemos mencionar factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales. 

La adicción es una enfermedad tratable y la recuperación es posible si se conduce al paciente en el desarrollo de herramientas psicológicas que permita la eliminación de la conducta adictiva. Pueden desarrollarse tanto a sustancias psicotrópicas como a actividades y relaciones, y en todos los casos, la hipnosis puede ser utilizada como terapia de manera efectiva y segura, por si sola o como apoyo a tratamientos de la medicina tradicional. 

Existen síntomas generales en personas con adicciones, dentro de los cuales podemos encontrar: pérdida del control sobre el uso de la sustancia o actividad, deterioro progresivo de la calidad de vida, comportamiento compulsivo, depresiones, distorsión de la realidad y autoengaño, obsesión o preocupación excesiva, dificultad para identificar, manejar e interpretar los sentimientos, entre otros. 

Las más comunes 
Las adicciones más comunes que se pueden tratar con hipnosis son: Tratamiento con hipnosis para alcohol, tabaco, drogas químicas, otras sustancias alucinógenas, compras compulsivas, juegos de azar (ludopatía), comidas, adicción al sexo, trabajo, internet y a las relaciones interpersonales. 

La hipnosis clínica, aplicada a la drogodependencia puede tener una incidencia directa y resultados muy rápidos. Cómo con cualquier otra patología, y en especial con las dependencias, la única premisa que se debe establecer es que el paciente este decidido y quiera salir de la situación en la cual se encuentra. Cuando el paciente quiere pero no puede, o simplemente no sabe como salir, puede encontrar en la hipnosis un aliado de especial relevancia y fortaleza. 

La aplicación de la hipnosis cómo herramienta terapéutica permite: Evaluar el estado emocional del paciente, Buscar elementos desencadenantes en la charla inicial con el paciente, desde la infancia hasta el presente (hipnoanálisis), averiguar cuál es el origen real de la conexión inicial entre el sujeto y la droga. Es muy común que el paciente no sea consciente de dicho enlace. 

También aumenta la autoestima, educa para el control de las compulsiones, disminución de la ansiedad, control mental, disminuye el tiempo de desintoxicación, apoya en su proceso de cambio: auto-reevaluación, aceptación, instaurar hábitos saludables de vida, inserción social y familiar, y sirve de apoyo a tratamientos psicológicos especializados. 

Si los amigos le recomiendan ir al casino, sea honesto consigo mismo y con los demás por el hecho de que, para usted, el juego ha ido más allá de ser un pasatiempo recreativo. Mucho más sano para alejar o sugiere alguna otra actividad. Un adicto al juego no se puede apostar con sensatez, porque el que es adicto a la dopamina y la adrenalina asociada con “la persecución”. No se puede tener el control si usted está más preocupado con la sensación que usted consigue de una actividad que la propia actividad. 

“El número de sesiones necesarias dependerán del perfil psicológico de la persona, de lo instaurada que tenga la adicción y de su compromiso para salir de la dependencia. Se puede establecer una estrategia de hipnoterapia en conjunto a un tratamiento psicológico para maximizar el alcance de la terapia conseguir óptimos resultados”, concluye Rubén Sierra Gutiérrez. 

(FUENTE: impreso.milenio.com)

sábado, 3 de septiembre de 2011

Fue "histeria colectiva" caso de hipnosis en Colombia




Fue un acto de circo que salió mal y ahora un hipnotizador colombiano está siendo acusado por el delito de lesiones personales. 

El mago Miller Zambrano fue detenido en la localidad de Mocoa, en el departamento de Putumayo, luego de que una treintena de estudiantes tuvieran que ser hospitalizados luego de su espectáculo. 

La sesión de hipnosis era parte de un acto lúdico celebrado en la Institución Educativa Ciudad Mocoa y, para la misma, Zambrano utilizó a ocho voluntarios. 

Pero una vez concluido el show, "unos 30 o 35 estudiantes entraron en estado de shock", le dijo a BBC Mundo el coronel Carlos Hernández, del Departamento de Policía de Putumayo.

Según los reportes de varios testigos, unos lloraban, otros se tiraban al piso y otros gritaban. 

"Una niña aseguraba ver el demonio", informó el diario El Tiempo de Bogotá, que también citó al director del centro hospitalario al que fueron llevados los afectados asegurando que "todos presentaban, en mayor o menor grado, hipnosis colectiva". 

"Algunos entraron en shock por la hipnosis y otros al ver el estado de sus compañeros", le dijo por su parte a BBC Mundo el coronel Hernández, quien confirmó que Zambrano fue detenido y puesto a disposición de las autoridades. 

Histeria vs. hipnosis
Pero para el presidente de la Asociación Colombiana de Hipnosis Clínica, William Pereira, el incidente parece más bien un caso de histeria colectiva y de autosugestión que el resultado de un trance hipnótico. 

"La hipnosis es un estado intermedio que se da entre el estado de vigilia y el estado del sueño. Es un estado de relajación", le explicó el doctor Pereira a BBC Mundo. 

"Se dice que los niños quedaron ‘enganchados’ en el trance hipnótico y eso es totalmente falso. Lo peor que puede suceder en un estado de esos es que los niños entren en un estado de sueño y que se despierten", afirmó. 

Para el especialista, casos como el Mocoa contribuyen a mitificar lo que es la hipnosis y son un buen ejemplo de por qué esta técnica debería ser empleada únicamente por profesionales de la salud para fines clínicos y terapéuticos. 

Espectáculo 
"(El espectáculo) no es la función con la que surgió la hipnosis. Pero desafortunadamente es lo que se vende", dijo el psicólogo. 

"Muchas personas hacen cursos por internet, hacen cursos virtuales y se venden como hipnotizadores, sin saber el daño que pueden estar haciendo al generar una expectativa negativa de lo que es un proceso de hipnosis", agregó Pereira, quien también se desempeña como director de la Sociedad Colombiana de Hipnosis Profesional. 

En el caso de Mocoa, Pereira cree que lo ocurrido puede explicarse como una combinación de la gran capacidad de imaginación de los niños y lo que los hipnoterapeutas llaman "hipnosis colectiva por aprendizaje social". 

"Los niños son más susceptibles al estado hipnótico por sus características cognitivas y por su poder de imaginación y de visualización. Ellos imaginan mucho más fácil", le explicó a BBC Mundo. 

Mientras, la "hipnosis colectiva por aprendizaje social" se produce cuando se es testigo de algo y "a uno le encantaría ser el protagonista de esa acción", explicó. 

"Es como cuando uno ve una novela: uno no es el actor de la novela, pero uno llora con él, se angustia por él. Es una sugestión a distancia", dijo Pererira. 

"Esa situación puede haber sido tan impactante para ellos, que llegaron a tomarla de manera personal", sugirió el especialista, refiriéndose al caso de los estudiantes de Mocoa. 

Cobertura mediática 
Por lo pronto, el coronel Hernández le dijo a BBC Mundo que todos los estudiantes ya habían sido dados de alta. 

Pero Pereira se dijo preocupado por el impacto que la cobertura mediática del incidente podría tener sobre los afectados. "

Toda esta histeria que se generó a nivel colectivo, noticieros, periódicos, radios que dicen que esos niños fueron vulnerados pueden estar generando lo que se llama el ‘efecto Pigmalión", advirtió. 

"Si tú le dices a un niño que es muy bueno en matemáticas el niño se lo cree, si le dices que es muy malo en matemáticas el niño se lo cree. Y esta histeria colectiva puede terminar de convencer a los niños de que fueron vulnerados". "Ese es el problema real que se está generando", concluyó. 

(FUENTE: bbc.co.uk)
Related Posts with Thumbnails