Te deseamos una muy Feliz Navidad

viernes, 5 de agosto de 2011

Descubren "banda gástrica virtual" mediante hipnosis



Tratamiento psicológico opera en otro extremo del problema: el deseo, la compulsión, las adicciones y desarrollo de los hábitos alimenticios.

Ser obeso es una grave carga en nuestra sociedad. Quienes no lo son, quienes nunca han luchado contra su apetito, quienes nunca han escuchado repetidamente en una tienda “no tenemos su talla”, lo ignoran. Muchos han comprado la historia del gordito feliz, desconociendo la patética historia que se esconde detrás de esa conducta.

Así lo expresa el hipnoterapeuta Rubén Sierra Gutiérrez, quien habla acerca de uno de los más recientes descubrimientos en la hipnosis: la banda gástrica virtual.

Explica: “De alguna manera a quienes son gordos, la naturaleza les ha jugado una mala pasada, porque a su lado conviven personas que comen igual o más… y no engordan”.

Los obesos tienen organismos ahorrativos, el excedente no utilizado de comidas ingeridas lo ahorran, almacenándolo en forma de tejido adiposo. Si colocamos en una balanza de 2 platillas, en una las calorías que ingerimos y en otra las que gastamos en la actividad diaria, tenemos que la única manera de bajar de peso es que las calorías ingeridas sean menos que las consumidas. Esto es una verdadera ley inmodificable y no debemos olvidarla.

Reprogramación subliminal
Entrevistado en su consultorio ubicado en la avenida Gregorio Méndez 2106, segundo piso, a unos metros adelante de la “vuelta del diablo”, en la colonia Atasta, explica que la banda gástrica virtual es la aplicación práctica de los recursos de la hipnosis, sugestión y reprogramación subliminal, para modificar su actitud frente a la comida y por consiguiente su peso.

Dice Rubén Sierra: “Es un tratamiento psicológico que opera precisamente, en otro extremo del problema, o sea sobre el deseo, la compulsión, las adicciones y desarrollo de los hábitos alimenticios”.

No solo disminuye el deseo de comer, sino que se implantan nuevas pautas de conducta frente a la comida.

Esta técnica logra un viejo sueño de los gordos: bajar de peso a partir de la disminución del deseo y de un cambio en las conductas alimenticias, acompañado de dietas y tratamientos médicos asociados, sin rebote. Además, durante el tratamiento los pacientes mejoran o curan alteraciones del sueño, ronquidos, apnea y ansiedad.

Evita el rebote
La Banda Gástrica Virtual no está enfrentada a otros tratamientos médicos o quirúrgicos, al contrario facilita el efecto de estos.

Es un tratamiento tendiente a obtener la reducción de peso, no a partir de la prohibición externa, sino de la disminución del deseo, lo que evita el ciclo de rebote de peso como ocurre en muchos tratamientos.

Agrega el entrevistado:
“En una sesión que puede ser grupal o individual, se logra implantar la banda gástrica virtual desarrollando consciente e inconscientemente conductas y consignas que se van a convertir en comportamientos automáticos frente a la comida, facilitando la pérdida de peso. La consecuencia es una disminución drástica del apetito al menos del 50% .

“Utilizando los recursos psicoterapéuticos de la hipnosis, con la BGV trabajamos sobre la fuente del problema haciendo que disminuya el deseo de comer, haciendo que nuestra mente (en donde está radicado verdaderamente el problema) se satisfaga con mucha menos cantidad de alimentos, tal como sucedería si hubiéramos achicado el estomago a menos de la mitad de su volumen útil”.

Agrega: “Enseñamos e implantamos nuevos hábitos de alimentación, logrando alcanzar la saciedad, ese concepto que a los obesos les suena casi misterioso”.

Por primera vez comenzaran a sentirse satisfechos con menores cantidades de alimentos. De hecho, la cantidad total de comida con la que suelen satisfacerse baja a la mitad.

(FUENTE: impreso.milenio.com)
Related Posts with Thumbnails